You are here
Home > Aperitivos y Tapas > Croquetas de Pollo y Jamón – Las “Cocretas” de la Joana

Croquetas de Pollo y Jamón – Las “Cocretas” de la Joana

Las croquetas suelen formar parte de lo que se llama cocina de aprovechamiento, así que usaríamos lo que ha sobrado de un guiso de pollo para hacerlas. Aunque en nuestro caso aprovechamos que vamos a hacer croquetas y hacemos más pollo para otra ocasión.

Croquetas de Pollo y Jamón – Las “Cocretas” de la Joana

INGREDIENTES

  • 2 muslos y 1 pechuga de pollo rustido (ver receta)
  • 150 gr. jamón curado
  • 150 gr. jamón cocido
  • 2 cucharadas de harina
  • 2cucharadas de maicena
  • 50 gr. de mantequilla
  • 1 vaso de crema de leche
  • 1 vaso de leche
  • Sal, pimienta, nuez moscada
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Aceite para freír

PREPARACIÓN

  • -El rustido es fácil. Freímos pollo y lo reservamos. En el mismo aceite hacemos un sofrito con mucha cebolla, una zanahoria, unos dientes de ajo y unos gajos de tomate. Pondremos una hoja de laurel y un poco de tomillo y cuando hayan pochado las verduras echaremos un vaso de vino blanco y un poco de agua. Entonces pondremos de nuevo el pollo en la cazuela y dejaremos cocer unos quince minutos hasta que quede tierno.
  • -Ahora que el pollo está frío, llega el momento de hacer las croquetas. Esa es mi suegra! Separamos la carne de un par de muslos de pollo y de una pechuga y la ponemos en un procesador de alimentos junto con un poco de salsa del con su cebolla y su zanahoria. Lo picaremos bastante pequeño pero sin hacer una pasta y lo reservaremos. Pondremos unos 150 gramos de jamón y también lo picaremos pequeñito. Y por último, picaremos también unos 150 gramos de jamón cocido para que el conjunto quede más suave.
  • -En una sartén grande pondremos a deshacer dos trocitos de mantequilla y freiremos toda la carne que hemos triturado. Hacemos un pequeño cráter en medio de la pasta para poner un par de cucharadas de harina y otro par de cucharadas de maicena. Lo removemos un poco para mezclarlo y añadimos un vaso de crema de leche y otro vaso de leche entera, y removemos para hacer una bechamel. Rectificamos de sal y ponemos una pizca de nuez moscada. Tenemos que cocinarlo hasta que quede una bechamel espesa. Sabremos el punto porque veremos que la bechamel se despega de la sartén al remover. Entonces lo dispondremos sobre una fuente para que se enfríe.
  • -Un truco para que no se seque la masa mientras se enfría. Pasamos un poco de mantequilla sobre ella. Se irá deshaciendo con el calor a medida que la untemos y crearemos una capa aceitosa. Y después la taparemos con film transparente directamente sobre la masa.
  • -Cuando esté completamente frío, quitamos el plástico y veremos que está mucho más compacta, así que nos será más fácil trabajarla. Ahora tomaremos porciones de la medida de una cuchara y le daremos forma de croqueta con las manos. Mojaremos la croqueta en huevo batido y la pasaremos por pan rallado para empanarla.
  • -Ahora cárgate de paciencia porque habrá que hacer unas cuantas. No dudes en hacer de más porque puedes congelarlas. Puedes hacer incluso algunas más pequeñas para que un día te sirvan de aperitivo. Ponlas primero en una bandeja plana, y al cabo de un par de horas ya las podrás poner en bolsas, así no se aplastarán.
  • -A la hora de comerlas sólo tienes que freírlas en abundante aceite durante tres o cuatro minutos y escurrirlas.

VideoReceta

Deja un comentario

Subscribe!

Top